Tu Radio
Audio en Vivo

Reflexiones para la paz de Claudia Palacios

Por: Edwin Soto Castro

La periodista Claudia Palacios presentó su libro “Perdonar lo imperdonable, crónicas de una paz posible con ex-victimarios del conflicto armado colombiano”, en una conferencia que se dio el 30 de Julio del 2016 en las instalaciones de la cárcel de Picaleña y el Auditorio principal del SENA.

La escritora Palacios habló sobre su experiencia que tuvo en el (COIBA) Complejo Carcelario y Penitenciario de Ibagué de Picaleña en el Bloque tres con 50 reclusos de alta seguridad, que participaron en una serie de reflexiones positivas que se generaron a la hora de ver y escuchar los testimonios de personas que fueron o son víctimas de conflicto armado colombiano, que posteriormente recibieron la verdad sobre el paradero de sus seres queridos por parte de sus victimarios de los cuales con profundo arrepentimiento pidieron perdón a sus víctimas. De igual forma manifestó una visión de algunos de los rostros con los que pudo conversar abiertamente dentro del penal teniendo en cuenta varios elementos que hicieron o hacen parte de esas vidas, advirtiendo que no es una casualidad que ellos se encuentren en ese lugar.

En primera medida fue encontrarse con diferentes exintegrantes de grupos insurgentes en un espacio adecuado en la cárcel de Picaleña, sin embargo esa sensibilización va acompañada de una serie de reflexiones que los motiva humanamente a pensar en la construcción de paz y tejidos social con los diferentes elementos y herramientas fundamentales que le brinda varias organizaciones entre ellas el SENA, que tiene como misión compartir dentro de unos meses la cátedra de la cultura de la paz y post-conflicto en los diferentes territorios del país.

De la misma forma un grupo de periodistas y estudiantes de la ciudad hicieron presencia en las instalaciones del auditorio principal del SENA ubicado en la carrera 4 ferrocarril con calle 44; y atentamente escucharon las cuatro historias (que están en el libro) que se proyectó con material audio-visual, dando a entender lo profundo y complejo que ha sido la guerra en Colombia con más de 7 millones de víctimas de las  que se tiene registro, entre víctimas del Estado, la insurgencia guerrillera, los grupos paramilitares y delincuencia común entre otros según datos del centro memoria histórica. También expuso una de la problemática que tiene la sociedad civil, y es desconocer el contexto histórico (por culpa de los medios comunicación tradicionales) en la cual se ha desarrollado esta guerra por más de 50 años que ha in-visibilizado  muchos de los rostros e historias que hay tras ello.

De igual forma la búsqueda de la paz no está absolutamente sobre los acuerdos de La Habana dice Palacios,  si no que la paz se  construye todos los días en la casa, en el barrio, en la ciudad con la cultura ciudadana, en ser buenos ciudadanos y respetar los derechos de los demás sin perjudicar su entorno, es decir su medio ambiente, sus procesos sociales y culturales de los cuales se encuentra trabajando.

Por último deja una serie de enseñanzas que recoge en su trabajo de campo que realizó por diferentes regiones del país:

  1. “Que no somos una Colombia, si no muchas colombias”. Que cada quien tiene marcada unas fronteras por los privilegios o por las carencias que ha tenido. Y que el reto, el desafío es (para respondernos esa pregunta) ¿cómo puedo ser un colombiano excepcional?, ¿cómo puedo romper esa burbuja de mi Colombia? Para al menos ir a untarme, ir a oler o a que sabe esa otra Colombia. Y de esa manera quitarles esos prejuicios a los otros colombianos que tienen sobre unos parametros del bien y del mal que son distintos a los demás.
  2. “Los líderes miran al pasado y la sociedad al futuro”. Cuando el país se polariza en que soy uribista o santista, etc.  Empieza la gente a dejarse llevar como los animales que tiene un aro en la nariz; (lo que diga o tengo una afinidad con mi líder o persona, eso hago). Y resulta que hay que entender, “que los líderes miran al pasado ”. por que a los lideres siempre les va importan verse cómo queda su nombre en la historia, no reconocer errores para que en la historia no pueda contarlos. Y se pregunta ¿Cuáles fueron los errores que cometieron? (...) mientras que la sociedad mira al futuro, porque la sociedad es más pragmática, creativa. Se refiere a la sociedad del ciudadano de a pie, al ciudadano del común y corriente que diseña mecanismo en su familia, barrio o comuna para que exista convivencia, paz, valores, etc.  
  3. “Debemos conocer la historia, no necesariamente para justificarla pero si para entenderla”, ¿por qué? Porque si uno no conoce a los victimarios de cerca, no se da la oportunidad de interactuar con ellos, interactuar con las propias víctimas, se pierde la oportunidad de conocer el panorama completo. (…) por que no tiene visión en las condiciones del campo de esas personas, de la educación, la vivienda o lucha por conseguir la comida de cada día. (…)  Pero cuando conocemos las circunstancias en las que esas personas tomaron esas decisiones y entendemos por qué esa persona no estaba pensando si con una bomba iba a dejar a alguien mutilado, si no que estaba aprendiendo algo que nadie antes le había enseñado, no podemos como sociedad señalarlo de ser el único culpable de todo sino que la sociedad entera es también responsable de marginarlo.  
  4.  “Los medios comunicación han errado como le muestran a la gente el conflicto y son responsables de muy buena parte de la polarización de la sociedad”. Por qué no son responsables de informar la noticia desde diferentes miradas, diferentes opiniones, sino que siempre están permeados por influencias políticas y económicas.   
  5. “El perdón y la reconciliación” las personas tiene en su mayoría una definición del perdón, sin embargo hay quienes tienen distintas definiciones del perdón; primero tiene que ver con una decisión personal “que a nadie se le puede obligar a perdonar”  y son esas personas que se toman su tiempo de llegar al perdón, otros nunca llegan. Por qué eso se vuelve su razón personal de vivir, no perdonar. Segundo, el perdón requiere generalmente de un acompañamiento de un psicólogo o de una persona espiritual, de una familia amorosa  y de una comunidad solidaria. Y tercero “que es un regalo que se hace la víctima  así misma y no a su victimario”, y tiene que ver que le deja todo en las manos de la justicia y con todo el derecho del mundo de exigirle que opere debidamente. Otra cosa que no debe permitir la víctima es que en mis pensamientos mi victimario me siga causando el mismo dolor, cuando él ni siquiera sabe que mi primer pensamiento del día es él.  Y por último es cortar esa relación mental con el victimario y retomar o encaminar nuevamente mi vida y proyectos de una manera que se ha grata.  
  6.  “No es suficiente con ser buenos colombianos”, en un país con este desafío  de la violencia. Debemos preguntarnos ¿cómo podemos ser colombianos excepcionales?, cómo ponemos nuestro tiempo, nuestro talento, nuestro conocimiento en función de no solo dar una cuota para que un niños pueda estudiar.  También es en función de ir a votar por un sí en el plebiscito, sino que hay que tener en cuenta que la implementación de los acuerdos de la habana van hacer difíciles, por lo cual no podemos nosotros como ciudadanos dejar esa responsabilidad netamente al gobierno, ya que nosotros  somos actores sociales que debemos decir: allí hay una paz política que negociar, sin embargo hay que mirar que el 98% de los homicidios en Colombia no los comente las FARC ni el ELN, sino que son las riña callejera, la violencia intrafamiliar, los accidentes de tránsito, etc. En últimas nadie está negociando un proceso de paz de esa violencia que ocurre todos los días en la ciudad, municipio o veredas.

 

La periodista Claudia Palacio
Félix Ramon Triana - Director del SENA regional Tolima.
logo UT RRUC Comunicación Social Facultad Ciencias
TU RADIO UT
Barrio Santa Helena Parte Alta Tel. (+57) (8) 277 12 12 ext 9753
Ibagué - Tolima - Colombia Todos los Derechos Reservados 2017®
Eres el Visitante #